CATEGORIA

EMPLEADOS

 

<<¡Pero Pepe, si solo llevas trabajando allí 10 días, cómo vas a irte ahora!…….. Hola Matías, Elena me ha presentado su renuncia. Ya son 18 este mes y así no hay quien pueda ofrecer un buen servicio al cliente…… Me encontré a Marieta. Ha empezado a trabajar en FFK pero no termina de encajar con su gerente y cree que lo va a dejar……Alberto, este año hemos tenido que triplicar el presupuesto para rescisiones y nuevas contrataciones. No podemos seguir manteniendo una situación así.>>

Quienes conocen el mundo de las cadenas de restauración y retail saben que la alta rotación de empleados es un problema costoso para el negocio y un reto complicado de resolver.  Costoso porque a los gastos directos como promoción de vacantes, reclutamiento, selección e incorporación, formación/capacitación, recursos materiales y humanos, etc , hay que sumar los costes indirectos, más volubles y difíciles de cuantificar, (bajada de la productividad, aumento del absentismo, deficiencias en la atención al cliente, etc.) pero igualmente existentes e imputables.  El estudio “Guide to Understand Employee Turnover”, realizado por Dailypay en Estado Unidos, en la edición 2019 ofrece una serie de datos interesantes que a más de uno le harían perder el sueño. Según la SHRM (Society for Human Resource Management) cuando una empresa reemplaza a un empleado le cuesta de media entre 6 y 9 meses de salario. La repercusión en los resultados de la empresa es desalentadora.

Haciendo referencia a un estudio CAP, esta Guía destaca que, para trabajos de alta rotación y bajos salarios, el coste medio por reemplazo es de un 16% del salario anual y de un 20% para salarios de rango medio. Si multiplicamos el coste por volumen de reemplazos la cifra puede llegar a ser crucial para el negocio. Teniendo en cuenta los estrechos márgenes que se manejan en estos entornos, la dificultad de encontrar personal cualificado, los salarios y los costes de contratación, es vital incrementar el porcentaje de retención.

Las causas son diversas y dependen de factores como el tipo de industria, posición, demografía, conciliación, gerentes/responsables, organización, horarios, ambiente de trabajo, etc. En algunos negocios se dan ciertas razones íntimamente unidas a la propia idiosincrasia de la organización que provocan el abandono de un tipo de trabajadores a corto o medio plazo, por ejemplo los horarios. Hablamos de quienes por motivos personales en un momento dado deben cambiar los tiempos de trabajo o de estudiantes que buscan allí su primer empleo a sabiendas de su temporalidad. Eliminar la rotación por completo en estos casos no parece viable. Pero si puede paliarse con estrategias centradas en el empleado o con un proceso de selección más minucioso que permita determinar cuál es el mejor candidato para cada puesto de trabajo. Lo que todo responsable de recursos humanos sabe y desea evitar es que cada vez que se pierde un empleado, la empresa tiene un coste extra. Más aún cuando su productividad era alta.

Existen otros posibles motivos de rotación en cadenas de restauración y retail que debemos mencionar, no tanto por lo que son en sí mismos sino porque pueden darnos las claves para reducir sustancialmente su porcentaje: una percepción desfavorable del trato de la empresa hacia el empleado, la mala relación con los gerentes, poca formación o capacitación, falta de reconocimiento, escasa comunicación, horarios excesivos…

Con estas premisas sobre la mesa, mejorar la Experiencia de Empleado es el canal más ancho para reducir la rotación; un conjunto de medidas en las que todos los niveles de la empresa estén implicados en la consecución de un objetivo común.

No es magia, es ciencia

¿Y si recogemos estas medidas en una solución que potencie la motivación y participación del empleado y aumente el rendimiento general de la organización? Se trata de crear y estrechar vínculos emocionales entre los trabajadores y la empresa desde el primer momento, desde que se establece el primer contacto con un mensaje o una entrevista y durante todo el proceso de reclutamiento, que serviría también para discernir si es un candidato idóneo o no lo es. En cuanto a la incorporación, una solución o un módulo de onboarding puede dejar una huella imborrable. Es una excelente manera de establecer esos primeros lazos entre ambas partes mientras se aprehende el ADN y los valores corporativos, se asimila el branding y las estructuras, se conocen las políticas, procedimientos o ventajas de los empleados. El debutante se siente importante, atendido y valorado.

Además, una solución que forme por una parte en los conceptos y materias inherentes al puesto y por otra a los gerentes para que sepan encontrar la mejor manera de tratar y retener a sus colaboradores. Muchas veces un reconocimiento público o privado o poner en práctica formas que favorezcan el compañerismo transmiten sensación de bienestar por pertenencia a una organización. Una solución digital que propicie la comunicación y los espacios comunes entre los equipos mientras se van absorbiendo los valores y principios de la cultura de una empresa. O que atienda la formación para el desarrollo profesional, de manera que sea más atractiva y los conceptos se asimilen más fácilmente. Proporcionar oportunidades de crecimiento y promoción dentro de la empresa es un desencadenante de la motivación y retención pero tiene que estar bien informado de cómo podría conseguirlo y fomentarse la transparencia.

¿Es entonces ésta una fórmula mágica? Definitivamente no, pero si eficaz y muy rentable. El diseño y desarrollo se fundamentan en planteamientos y conceptos psicológicos sólidos que enganchan a grupos muy dispares en cuanto a edad, formación, necesidades personales, uso de tecnología, etc. Aplicando los 4 elementos de motivación intrínseca definidos como RAMP (Relaciones, Autonomía, Maestría o Competencia y Propósito o Sentido) la solución se hace atractiva para distintos tipos de personalidades. Pero hay mucho más por descubrir.

Un empleado comprometido, que se identifica con la empresa y se siente bien trabajando para ella, transmitirá ese espíritu al cliente, repercutirá positivamente en la relación con él y buscará su satisfacción por encima de todo.

El onboarding no es nada nuevo. Si ha trabajado en una mediana o gran empresa, probablemente haya pasado por este proceso, pero quizá se lo denominaba inducción. Para muchos, son algunos días de rompehielos y diapositivas PowerPoint que explican la compañía con detalle, los departamentos importantes y otra información necesaria para empezar.

Si usted es jugador, lo conocerá como el nivel tutorial al principio del juego.

En ambos casos, el objetivo final es el mismo, lograr que una nueva persona sea productiva de la forma más eficiente y efectiva posible.

La gran diferencia está en los mecanismos de entrega utilizados.

Las Primeras Impresiones Cuentan

El primer contacto de un empleado con la empresa «real» se produce durante su incorporación. Es la primera exposición a las personas con las que va a trabajar, a la verdadera cultura corporativa y a algunos de los aspectos más prácticos de su nueva vida cotidiana. Pero también es la primera oportunidad de la compañía para hacer que se sienta como en casa y como un valioso nuevo miembro del equipo. Por supuesto que ellos saben cosas sobre la empresa, habrían tenido entrevistas, hecho investigaciones, habrán pasado por centros de evaluación, pero esto es diferente. Es un momento en el que una compañía puede hacerse la pregunta: ¿qué queremos que piensen nuestros empleados de nosotros? Si desea que la consideren una empresa movida por la cultura del «PowerPoint a muerte», podría ser mejor dejar de leer ahora.

El onboarding no se detiene en los primeros días después de la inducción, como muchos pueden creer. Un estudio para la revista Academy of Management journal reveló que los primeros 90 días del nuevo trabajo de una persona son fundamentales para crear conexiones y vínculos sociales con la compañía. Si se sintieron apoyados durante este tiempo, entonces su visión hacia ella es más positiva.

Qué Hace una Buena Experiencia de Onboarding

Baek y Bramwell, de la Universidad de Cornell, realizaron una investigación sobre cómo medir la eficacia del of onboarding. Llegaron a la conclusión de que una de las medidas más eficaces era el tiempo de competencia, que definieron como el tiempo que tarda una nueva contratación en alcanzar la productividad total en el contexto de su función.

Para que esto suceda, un nuevo empleado necesita tener una experiencia de onboarding estructurada, con resultados específicamente definidos, y que le comprometa con ellos. Al final de su incorporación, los empleados deben haber alcanzado cuatro objetivos claros para tener la mejor oportunidad de éxito continuo  (Bauer et al):

  1. Rol claro: los empleados entienden su rol, las expectativas con él, cómo actuar para lograr los resultados esperados.
  2. Autoeficacia: los empleados se sienten seguros de su capacidad para ser competitivos y contribuir.
  3. Integración social: los empleados se sienten conectados, valorados y que son de confianza.
  4. Conocimiento de la cultura corporativa: empleados que entienden y se ajustan a la política de la empresa y las normas sociales como el lenguaje, los objetivos, los valores y la historia.

Cómo Abordamos el Onboarding

Bill Paris, experto en RRHH y Soluciones de Employee Engagement de Motivait, tiene la firme creencia de que la incorporación a una nueva compañía empieza el día en que un nuevo empleado firma en la línea de puntos. El tiempo antes de pisar las dependencias de la empresa es apropiado para ayudarles a empezar a entender algunos de los conceptos básicos sobre su nuevo empleador. Mucho de lo que tradicionalmente se haría en una sala de reuniones durante unos días, se puede conseguir online en las semanas que están esperando antes de comenzar el nuevo rol.

Los juegos y la gamificación ya se están utilizando en las fases de contratación, con juegos que se crean para simular todo tipo de cosas, desde un día en la vida de un nuevo empleado hasta un testeo de sus habilidades afectivas.

Siguiendo esa tendencia podemos hacer uso de la gamificación para crear experiencias únicas y atractivas que les mantengan informados e interesados hasta y durante sus primeros meses de trabajo.

Crear este tipo de experiencias requiere tiempo y maestría, equilibrando las necesidades y la cultura de la empresa con las necesidades del nuevo empleado.

Consideramos estas semanas y meses como una misión, creando una estructura en torno a lo que necesitan aprender y comprender desde el principio. Cada etapa o nivel de la misión representa nuevos conocimientos y experiencias que les ayudarán a aprender. Al centrarnos en la motivación intrínseca, elegimos mecánicas que respalden la conexión social, la educación y los objetivos de los jugadores, todo en un entorno que promueve la exploración y el descubrimiento a su propio ritmo. A esto le agregamos minijuegos y materiales interactivos de aprendizaje, todo cohesionado con narrativas e historias interesantes. Esto les da a los jugadores razones para querer continuar en lugar de simplemente saber que tienen que continuar.

Un buen proceso de onboarding puede llevar a tasas más altas de retención Algunas estadísticas citan hasta un 69% más de retención después de 3 años en las empresas con excelentes programas. Le da a los empleados la oportunidad de sentirse como en casa y ser productivos más rápidamente. Confiando en métodos tradicionales o incluso estándar está desperdiciando una oportunidad clave de crear una fuerza de trabajo mucho más comprometida, simplemente porque «así se ha hecho siempre».

Al principio de mi carrera estuve trabajando como tecnólogo de formación para una universidad. Allí ayudaba a los profesores a diseñar materiales educativos para aplicarlos al sistema de gestión del aprendizaje. Fue muy divertido y me dio la oportunidad de colaborar estrechamente con profesores y estudiantes. También estuvimos en otra institución educativa, centrándonos sobre todo en alumnos de entre 16 y 18 años y fue fascinante ver la dinámica entre ellos y los profesores en el día a día. Leer más

He estado pensando en mi Carrera professional, en los momentos en que me he sentido más comprometido. Tras estar inmerso en el mundo del engagement y la motivación durante los últimos 6 meses en Motivait, he encontrado que muchas personas y organizaciones a menudo tienen maneras muy diferentes de determinar o medir el compromiso, así como distintos métodos de promoverlo en el lugar de trabajo. Leer más

pick-n-mix-bag-treats

Séptima semana en mi nuevo puesto en Motivait, como Engagement Solution Consultant ¡y es hora de compartir algunas de las grandes experiencias iniciales!

Algo que me viene inmediatamente a la mente es mi inolvidable primer viaje de equipo a la oficina de Madrid. Recuerdo vívidamente, pensando en la primera noche, cómo fueron todos de auténticos, acogedores y accesibles. Leer más

¡El whatsApp está que arde! Empiezan a llegar mensajes de amigos, compañeros y familiares buscando pasar juntos un rato esta Navidad. Es tiempo de felicitaciones, de trasladar los mejores deseos, de reactivar sentimientos y buscar reconciliaciones. Tiempo de jugar a la lotería -a ver si por fin esta vez nos sonríe la fortuna-, de llenar la despensa un poco más de la cuenta y de coger en un “pispas” esos kilitos que tanto nos costó quitarnos de encima. Tiempo de hacer valoraciones del año que termina y la lista de buenos propósitos para el que está por venir. Tiempo de comprometernos. Leer más

Así que aquí estoy, 8 semanas ya en mi nuevo puesto de trabajo en Motivait. Aquellos de vosotros que me conocéis bien sabéis que estar en un gran equipo es muy importante para mí. ¡Y a qué gran equipo de personas me he unido! Psicólogos ocupacionales, especialistas técnicos, vendedores, desarrolladores de negocios, especialistas en UX, líderes empresariales … una amplia mezcla de habilidades y experiencia, pero la pasión de mis compañeros es impresionante Entré en este negocio motivado y listo para abrazar esta nueva oportunidad y en 8 semanas, estoy inmerso en el mundo del “engagement”, encontrándolo enormemente estimulante y de actualidad. Leer más

Los procesos empresariales son fundamentalmente aburridos, ¿verdad?

Romperse la cabeza con esa hoja de cálculo Excel, introducir datos en el CRM, registrar facturas y compras en el sistema de contabilidad. Cosas que se tienen que hacer – generalmente por los seres humanos – pero suelen acabar desmotivando a la gente. Estos procesos están casi siempre diseñados pensando en la eficacia – reducir costes, ahorrar tiempo, eliminar pasos – y asumen que la gente “lo hará” en vez de animarlos a “querer hacer”… Leer más